13 de diciembre de 2011


¿Recuerdas cuando eran pequeños y mordían a otro niño sin querer en el recreo? 
El maestro decía ¡Pídele perdón!.
Lo decíamos pero no lo pensábamos porque el mocoso al que habíamos mordido se lo merecía. 
Pero cuando creces disculparse no es tan fácil, cuando acaban los días de recreo hay que decirlo en serio.

Lo siento, no siempre es suficiente, quizás porque se utiliza muchas veces, como arma, como excusa
Pero cuando lo sentimos y lo utilizamos como es debido, cuando lo pensamos… 
cuando nuestras acciones dicen más que las palabras… 
cuando lo hacemos bien, lo siento es p e r f e c t o. 

4 comentarios:

Lullaby dijo...

Gracias por pasarte por mi blog y dejar tu pensamiento!
Me encanta la cabecera! no la había visto:) El texto todavía mejor!
es CIERTO QUE UTILIZAMOS EL PERDÓN COMO MUCHA FACILIDAD, tanta como el "te quiero" el cual esta infravalorado, pero cuando tenemos que decirlo de verdad, siempre hay una manera para demostrar su valor!
xoxo-L

Amoralerreape dijo...

Que lindo blog. coincido con el de arriba. tiene mucha razón! Un beso n_n

julene dijo...

me encantaaaa el blog :)
http://lifedreams-julene.blogspot.com/
un besoo

Eres Guapa dijo...

Compretamente de acuerdo!
eresguapa-x.blogspot.com
-Eres Guapa-.